Alicante

Alicante es sinónimo de Sol y playa. Goza de un clima mediterráneo templado en invierno y caluroso en verano, por lo que muchos turistas españoles y extranjeros la eligen como lugar de vacaciones. Esta ciudad está bien conectada con otras poblaciones de España gracias al Ave Madrid Alicante, al tren Alvia que une esta localidad con Galicia, Asturias y Cantabria y el tren Eurmed que une Murcia, Alicante, Valencia y Barcelona.

La estación de tren de Alicante está situada en pleno centro. Desde allí, es muy fácil llegar al puerto de la ciudad para ver las numerosas embarcaciones como veleros o cruceros, algunos de ellos con destino a la Isla de Tabarca a pocas millas de la ciudad, la cual se puede visitar en un día.

Sobre el monte de Benacantil, se encuentra el Castillo de Santa Bárbara con bellas vistas a la bahía de Alicante. Bajando este castillo fortificado se encuentra el bonito Barrio de Santa Cruz y la ermita que lleva su nombre, los cuales forman parte del casco antiguo de la localidad.

El Paseo de la Explanada de España es también visita obligada de la ciudad. Su suelo está compuesto por un mosaico en blanco, azul y rojo que lo convierte en un paseo de lo más original. Paralelo al puerto, cuenta con un bello recorrido lleno de gente en el que se encuentra la Casa Carbonell, elegante edificio de estilo historicista. Muy cerca, se extiende la playa del Postiguet, donde se puede disfrutar de un romántico atardecer o de los rayos del Sol durante el día.