Almería

Viajar en tren a Almería desde Madrid resulta barato y sencillo, ya que con el Talgo estarás en la capital del spaguetti western en poco más de seis horas. Al ser la ciudad menos lluviosa de España tendrás sol y buen tiempo casi garantizado, así que aprovecha para mirar al Mediterráneo desde la Alcazaba, la construcción musulmana más grande del país tras la Alhambra. La herencia de Al-Andalus, su época de máximo esplendor, sigue viva tanto en su urbanismo, como en su gastronomía. Otra de las rutas más frecuentes empieza en Granada. Desde allí, tan solo tardarás dos horas y 21 minutos llegar a la Estación Intermodal de Almería.

Visita Almería

Llegar en tren a Almería ya es una toda una atracción, justo al lado de la Estación Intermodal todavía se conserva el espectacular edificio de la antigua sede ferroviaria, símbolo de la arquitectura industrial. En tan solo 10 minutos estarás en la Playa playa de las Almadrabillas, frente al cargadero del Cable Inglés, una prolongación de la via vía férrea hasta el mar donde se cargaban minerales. A pocos pasos, el parque San Nicolás Salmerón te ofrecerá un agradable paseo para entrar en el barrio histórico desde la plaza de la Catedral, donde encontrarás el Palacio Arzobispal y su puerta de los Perdones de estilo renacentista. A pocos metros, te adentrarás en la historia musulmana de la ciudad con los Aljibes de Jayrán.

Muy cerquita de ahí está la calle Jovellanos con algunos de los mejores templos gastronómicos donde recargar pilasreponer fuerzas. Boquerones en adobo, migas, gambas con gabardina y buenos vinos es lo que encontrarás en Casa Puga, un centro histórico que lleva abierto desde 1870. En una ciudad que reúne lo mejor del Levante y el sur español, el pescado y la influencia árabe no faltan en la mesa. Así que no te vayas sin probar el arroz al caldero con boquerones y la sopa morisca.

Tras Para reposar la comida, te recomendamos que recorras semejante comilona, recorre con tranquilidad los 1430 metros de perímetro amurallado de la Alcazaba, visibles desde que llegas en tren a Almería. Ten paciencia y espera hasta el atardecer, justo a tiempo para disfrutar de una puesta de sol memorable desde el castillo de San Telmo.