Benicarló

La ciudad de Benicarló se encuentra bien comunicada con capitales importantes como Barcelona, desde donde se llega en tren Talgo en un trayecto de aproximadamente dos horas, o con Valencia, a menos de hora y media, también en Talgo. Viajar en tren a Benicarló es una gran idea para descubrir la costa de los pueblos de la provincia de Castellón. La estación principal da igualmente servicio a la vecina Peñíscola. Benicarló, situado entre la huerta y el mar, en la comarca del Bajo Maestrazgo, te invita a descubrir su esencia mediterránea.

Visita Benicarló

La estación de la localidad se encuentra bien situada dentro del municipio, por lo que viajar en tren a Benicarló es una buena opción para recorrer la ciudad a pie. En menos de veinte minutos estarás en el casco histórico. Bajando por la Avenida de Sant Francesc llegarás a la Parroquia de Sant Bertomeu, construida en el S XVIII en estilo barroco. Su cúpula de estilo mediterráneo y su torre octogonal dibujan el paisaje de la ciudad.

A la hora de comer, lo mejor es visitar la zona de las playas y el puerto, pues ahí es donde se concentra la mayor parte de los restaurantes y bares donde tomar algo o descubrir los sabores del Mediterráneo. Frente al mar, el pescado y los mariscos son los protagonistas, en forma de guisos o acompañando arroces. Y no olvidemos los productos de la huerta como la alcachofa, tan característica de Benicarló. Además, la localidad cuenta con dulces típicos como los pasteles de cabello de ángel, los rollitos de anís o las cocas de San Antonio.

Paseando junto al mar, encontrarás cerca del puerto la capilla del Cristo del Mar, un lugar de devoción para los habitantes de Benicarló. En los alrededores del puerto náutico podrás descubrir el ambiente marinero que caracteriza a esta población. Y para finalizar la jornada, nada como disfrutar de las luminosas playas de Benicarló y relajarse admirando la puesta de sol o paseando.