Benicàssim

Llegar en tren a Benicàssim desde ciudades como Madrid es rápido y sencillo, en un trayecto de alrededor de 4 horas que combina el AVE hasta Valencia con un tren Talgo hasta Benicàssim. La localidad, en el corazón de la comarca de la Plana Alta y en la provincia de Castellón, es uno de los lugares más turísticos de la Costa del Azahar. Con 8 kilómetros de playas de arena fina, es un destino excepcional para disfrutar del Mediterráneo en todo su esplendor, además de descubrir sus rincones más pintorescos, como las villas frente al mar.

Visita Benicassim

Viajar en tren a Benicàssim te permite descubrir a tu ritmo las soleadas playas de la Costa del Azahar. Al llegar a la ciudad, puedes coger el autobús urbano que te llevará desde la estación hasta la zona de la costa. Una de las playas más extensas es la de Heliópolis, al sur de la localidad, de arena fina y limpia, donde podrás dar un relajado paseo o disfrutar del mar. En la playa de la Torre, frente a su encantador paseo, se encuentra la torre de San Vicente, construida en el siglo XV con el objetivo de vigilar la costa.

La mejor opción para descubrir la gastronomía de Benicàssim es, sin lugar a dudas, los restaurantes de la costa y sus alrededores. Allí podrás tomar un aperitivo o disfrutar de los mejores pescados de la zona. Entre los platos más celebres figuran los guisos de pescado, los arroces con marisco y, por supuesto, la paella. También puedes disfrutar de frutas de la zona como las naranjas o las uvas de moscatel, y no olvides probar el licor que elaboran los monjes carmelitas del Desierto de las Palmas.

Al atardecer y siguiendo por el paseo marítimo de Bernat Artola, te espera una de las estampas más características de la ciudad: la conocida como ruta de las Villas. Popularmente, se considera a esta zona como "el Biarritz valenciano" y está formada por un grupo de encantadoras villas construidas en el siglo XIX por familias de la burguesía que veraneaba en Benicàssim.