Castellón de la Plana

Para disfrutar de las playas de la Costa del Azahar, nada como viajar en tren a Castellón de la Plana. Con una de las zonas marítimas más importantes de la provincia, la ciudad está bien comunicada con las capitales mediterráneas. El trayecto de Valencia a Castellón dura, aproximadamente, 1 hora y 25 minutos, y desde Barcelona se puede llegar en 2 horas y 28 minutos, con el tren Euromed. Es una acogedora ciudad con carácter mediterráneo, como demuestra su animado centro urbano y el barrio marítimo del Grao, con playas de arena fina y rincones donde disfrutar frente al mar.

Visita Castellón de la Plana

Tras llegar en tren a Castellón de la Plana, puedes hacer un recorrido de unos 20 minutos hasta el centro urbano, cuyo núcleo es la plaza Mayor. En torno a ella se encuentran los monumentos más emblemáticos, como la concatedral de Santa María, de estilo gótico y neogótico, la torre del Fadrí, campanario construido alrededor del siglo XV y símbolo de la ciudad, o el histórico edificio del Ayuntamiento, con su hermosa fachada y sus pórticos. Un poco más alejado, pero de gran importancia cultural, se encuentra el Museo de Bellas Artes, un edificio moderno que programa diversas actividades culturales, como conciertos.

Desde el centro se puede tomar el autobús hasta el Grao, a 4 km de distancia. El Pinar del Grao se extiende sobre la playa y es un rincón único donde disfrutar de la naturaleza, descansar y pasar el día en familia. Desde el mismo puerto, puedes tomar un barco en excursión al archipiélago de las Columbretes, un espacio natural único a 56 kilómetros de la costa. Además de ser un espacio protegido con una gran importancia ecológica, es un lugar muy apreciado por los amantes del buceo.

Para disfrutar de los sabores de la ciudad, en el Grao encontrarás un gran número de establecimientos. Los restaurantes de la animada zona del puerto invitan a disfrutar de la gastronomía mediterránea mirando al mar. Además de los arroces y la fideuá, los pescados como la dorada, la lubina o el atún son los protagonistas. Después, un relajado paseo por la playa del Pinar es el colofón ideal del festín.