Córdoba

Córdoba es una de las ciudades con más encanto de la península Ibérica. Situada en el sur de España, en la zona interior de Andalucía, está rodeada de varias sierras como la de Hornachuelos y no demasiado lejos, Sierra Morena, conocida entre otras cosas por las aventuras de Don Quijote. Esta localidad con gran influencia árabe en su arquitectura, es muy cómoda para visitar ya que gracias a su tamaño de ciudad mediana, se puede llegar andando a gran parte de sus monumentos.

Un itinerario turístico interesante sería dirigirse desde la estación de tren hasta la Iglesia de San Lorenzo y el Palacio de Viana. Esta zona es uno de los grandes atractivos turísticos de la ciudad ya que allí se encuentran los conocidos ‘Patios de Vianda’, de tradición árabe y romana. Uno de los grandes símbolos de la ciudad son sus patios, conocidos como ‘los Patios de Córdoba’, patrimonio de la Humanidad. Pasear por las calles de esta bella ciudad y ver las casas blancas unifamiliares adornadas con flores de muchos colores, es un espectáculo visual que solo se puede hacer en Córdoba. Estas se encuentran en el barrio del Alcázar Viejo. De allí, trasladarse al Alcázar de los Reyes Cristianos solo llevará unos minutos andando. De inspiración mudéjar, guarda increíbles encantos en su interior como jardines y patios.

La Catedral-Mezquita de Córdoba también de estilo andalusí es el emblema de la ciudad. Se empezó a construir en el año 785 y destacan sus más de 1000 columnas de mármol y arcos de herradura bicolor. La Calleja de las Flores, los Baños Árabes y la Sinagoga estás situadas muy cerca de la Catedral, y desde esta parte es muy recomendable cruzar el Puente Romano sobre todo por la noche gracias a su bonita iluminación.

Por último, más al sur de la ciudad está situado el Parque Cruz y el Zoo, una buena opción si se viaja con niños. El Real Jardín Botánico situado en la rivera del Guadalquivir es un paraje de excepción para perderse tras un día de turismo en esta histórica ciudad.