Dos hermanas

Viajar en tren a Dos hermanas desde la capital de España es muy sencillo y cómodo gracias al AVE que te dejará en Sevilla. Desde la estación de Sevilla-Santa Justa deberás coger un tren de cercanías que, en tan sólo 10 minutos, te llevará hasta el centro del municipio más importante de la provincia. También puedes viajar a Dos Hermanas en los trenes de Media Distancia que parten de las cercanas Cádiz o Córdoba, y tardan una hora y media y una hora y 50 minutos respectivamente. Ciudad de artistas y poetas, debe su curioso nombre a dos hermanas consideradas fundadoras de la ciudad y que descubrieron una escultura de Santa Ana durante la Edad Media.

Visita Dos hermanas

La estación de ferrocarril del municipio se encuentra a tan sólo 10 minutos a pie del Ayuntamiento, por lo que viajar en tren a Dos Hermanas es una opción perfecta para conocer el lugar. Los edificios de su casco antiguo son un festival para los sentidos, ya que sus casas pintadas con el color de albero confieren a la ciudad una luz y calidez sin igual. A pocos pasos se encuentra la Alquería del Pilar, un edificio neomudéjar del siglo XIX rodeado de un bello parque y que fue propiedad del poeta José Lamarque de Novoa. El edificio de la Almona, cerca del Ayuntamiento, es un edificio de estilo mudéjar inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz desde 1997.

Para recuperar fuerzas, nada mejor que encaminarse hacia alguna de las callejuelas del casco antiguo y disfrutar de unas tapas andaluzas. La cocina sevillana se caracteriza por su sencillez y frugalidad, pero no por ello sus menús son menos exquisitos. Claro ejemplo son el gazpacho o el pescado frito. Las tapas más típicas son las elaboradas con chacinas, quesos y con las mejores aceitunas de la zona. De postre, lo mejor es probar lo más representativo de la repostería andaluza como las tortas de aceite.

Después de este festín, el mejor plan es pasear tranquilamente por el centro de la ciudad para descubrir su espectacular arquitectura religiosa. La iglesia parroquial de Santa María Magdalena conserva algunos vestigios de la época musulmana, como el pendón del último Caid de Sevilla. Adosada a la iglesia, se encuentra la capilla de Santa Ana donde reposan los restos del noble genovés Bernardo de Grimaldo.