Ferrol

Un recorrido en tren a Ferrol, ciudad gallega situada en el noreste de España, es la mejor opción para descubrir esta localidad de tradición pesquera. Su estación de ferrocarril presta todo tipo de servicios (cercanías, media y larga distancia) haciendo que la localidad se encuentre perfectamente comunicada con otros municipios españoles. Por ejemplo, es posible llegar desde La Coruña en poco más de 1 hora. El vínculo con el mar sigue estando muy presente en esta antigua ciudad: además de un centro pesquero, el municipio fue un importante punto militar naval, como se ve reflejado en uno sus edificios más representativos, el Arsenal.

Visita Ferrol

Dado que la estación de ferrocarril se encuentra en un punto muy céntrico, llegar en tren a Ferrol es una de las mejores opciones para visitar la ciudad. Puedes comenzar tu recorrido visitando el barrio de la Magdalena, construido en forma de cuadrícula según el gusto de la Ilustración. Aquí encontrarás bellas muestras de arquitectura de la época, como la iglesia de las Angustias. Sin embargo, si por algo destaca esta zona es por sus construcciones de estilo modernista, cuyo mayor exponente es el Teatro Jofre, situado a 10 minutos a pie de la estación y con una preciosa fachada de la que cabe mencionar su magnífico pórtico con arcos.

Sigue tu paseo en dirección oeste para descubrir otros edificios, como la Pescadería, un pabellón metálico, también de estilo modernista, donde puedes comprar pescados y mariscos de primera calidad que forman parte de la tradición gastronómica gallega. A lo largo del barrio de la Magdalena encontrarás bares y restaurantes en los que probar estas impresionantes materias primas, con platos como la empanada gallega de lamprea o el pulpo à feira, siempre acompañados de un vino de la zona o de la cerveza local.

Finalmente, completa tu ruta con una parada en uno de los edificios más destacados de la ciudad, el Arsenal, que se encuentra a unos 20 minutos de la estación. Esta base naval, que también funciona como astillero, fue construida en el siglo XVIII y sigue siendo de gran importancia en la actualidad. En el conjunto destaca la puerta del dique, de estilo neoclásico.