Figueres

Uno de los tesoros del turismo catalán está situado en Figueras, tierra cultural y de buena gastronomía. Viajar en tren a Figueras desde Barcelona es muy rápido, ya que solo se tardan unos cincuenta minutos en llegar a la Estación de Figueres Vilafant. También es popular llegar desde Zaragoza, desde donde se tardan menos de tres horas en AVE. La estación de Vilafant de se encuentra al oeste de la localidad, mientras que la Estación de Figueras está situada justo en el lado contrario, al este de los lugares más interesantes de visita. Acudas a la que acudas, desplázate rápidamente al centro para comenzar el trayecto a esta bonita ciudad.

Visita Figueras

Un buen punto para comenzar tu visita a Figueras es en La Rambla, la calle más famosa de la localidad y uno de sus lugares más emblemáticos. Allí verás los dos primeros sitios culturales interesantes: el Museo de l’Empordà, situado en la misma calle, y el Museo del Juguete de Cataluña, que hallarás subiendo por la calle Portella. Sigue por esta vía y a unos metros verás la Plaza del Ayuntamiento, lugar donde se encuentra el edificio homónimo y en el que puedes aprovechar para comprar algún recuerdo de tu visita en tren. Rodea por la calle de Sant Pere y alcanzarás uno de los edificios de paso imprescindible: el Teatro-Museo Dalí, donde se recoge una importante colección del reputado artista catalán que ya por sí solo justifica el viajar en tren a Figueras. A su lado se alza la Parroquia de Sant Pere, construcción religiosa de gran relevancia para la localidad.

Retornando a La Rambla y moviéndote en dirección sur a través de la calle Forn Nou alcanzarás la Plaza Josep Pla, donde se encuentra el Teatro Municipal y su bonita fachada. Desde aquí puedes dar un rodeo para salir por la calle Sant Pau, una de las más recomendables para probar los platos típicos de la gastronomía figuerense como la carne de ternera o los arroces de pescado. Al otro lado de la Plaza Josep Pla puedes tomar la calle Rutlla para llegar a la Plaza del Gra, donde periódicamente se celebra el clásico mercado de la localidad.