Gijón

Viajar en tren a Gijón es fácil y rápido desde ciudades como Madrid, ya que con los trenes de alta velocidad ALVIA solo tardas 4 horas y media. En esta ciudad de la costa asturiana, el mar Cantábrico lo impregna todo, determinante para su desarrollo industrial y el carácter fuerte y hospitalario de sus habitantes. El litoral gijonés comprende 18 kilómetros de costa, entre los que destacan las míticas playas de San Lorenzo y la de Poniente, situadas en plena urbe, no muy lejos de la estación de Ferrocarril de Gijón. Ciudad de contrastes, en ella conviven ruinas romanas y un potente pasado minero y metalúrgico.

Visita Gijón

Al no ser una ciudad muy grande, iniciar el recorrido caminando desde la estación de Gijón es lo más adecuado. En 16 minutos puedes llegar al centro moderno de la ciudad, con el Teatro Jovellanos como punto de referencia. Desde ahí, en solo diez minutos estarás en la Plaza Mayor y el Ayuntamiento, a las puertas de Cimadevilla. Este antiguo barrio marinero, situado en la ladera del cerro de Santa Catalina, es el casco antiguo de la ciudad. A tiro de piedra, tienes el palacio barroco de Revillagigedo, que actualmente acoge el Centro Internacional de Arte y exhibiciones de arte contemporáneo. Al otro lado, las Termas Romanas de Campo Valdés, de finales siglo I d.C. A pocos metros, encontrarás la casa natal de Jovellanos y la capilla de los Remedios, donde reposa el sepulcro del político y escritor ilustrado.

No muy lejos, la Cuesta del Cholo es parada obligada a la hora de comer, con sus bares y sidrerías. Como no podía ser de otra forma, el mar impregna la gastronomía gijonesa. Ahí podrás degustar los mejores pescados y mariscos, como los calamares de potera, el pulpo con patatines o la ventresca de bonito.

Las cuestas son lo mejor para bajar la comida. Por eso, te recomendamos una caminata hasta la parte alta del cerro de Santa Catalina, donde está la conmovedora escultura de Chillida "El elogio del horizonte". Observar desde aquí al desafiante mar Cantábrico es toda una experiencia que bien vale un viaje en tren a Gijón.