Molina de Segura

Viajar en tren a Molina de Segura desde Madrid no es un itinerario directo pero si sencillo y rápido. Desde la capital de España los trenes Altaria te llevan hasta Murcia en poco más de tres horas. Desde la estación de tren murciana, a 20 minutos andando, es fácil llegar a la estación de autobuses que, después de tan solo 25 minutos, te dejará en el centro de Molina de Segura. Situada en el margen izquierdo del río Segura del que la ciudad toma nombre, encontrarás un lugar marcado por su época medieval plagada de personajes icónicos como el Cid Campeador.

Visita Molina de Segura

El casco histórico está a muy pocos pasos de la estación de autobuses, por lo que llegar en tren a Molina de Segura desde Madrid pasando por Murcia es la opción ideal para disfrutar del municipio. Gracias a un agradable paseo, descubrirás ochocientos años de pasado medieval registrados por cronistas andalusíes como el cordobés Ibn Hayyan. Los restos de la antigua muralla, en el Barrio del Castillo, son de época almohade y actualmente, albergan el MUDEM, Museo del Enclave de la Muralla, sobre la misma. A pocos pasos, encontrarás calles estrechas que recuerdan al anterior trazado medieval hasta desembocar en el mirador del Castillo que conserva algunos restos de la alcazaba medieval.

Antes de continuar descubriendo la ciudad, qué mejor que hacer un alto en el camino y tapear por su núcleo antiguo. Es obligatorio probar embutidos típicos como la morcilla y el chorizo o las ensaladas murcianas elaboradas con los mejores productos de la huerta de la región. Sin olvidar el rin ran, un hervido de pimiento de cáscara con bacalao, típico de la ciudad. Para acabar de endulzar el menú, sus exquisitas mermeladas y frutas confitadas.

A medida que desandes tus pasos para volver a la estación de autobús, podrás apreciar a lo largo del camino las diversas chimeneas que decoran el casco antiguo y que son prueba del pasado industrial de la población. Por último, descansa en los jardines del parque de la Compañía, ubicado en la avenida de la Noria donde se encuentra un molino restaurado del siglo XVIII, no sin antes realizar unas compras de última hora en el centro comercial aledaño al parque.