Motril

La granadina ciudad de Motril, localidad sureña autodenominada como “paraíso tropical”, es un magnífico lugar al que viajar en tren desde muchas partes de España. Por ejemplo, viajar en tren a Irún desde Sevilla demora poco más de cuatro horas y desde Madrid se llega en menos de seis. Llegarás a la Estación de Motril, situada en una zona norte que posee una red de calles y avenidas bien estructurada, lo que te facilitará la orientación. Más enrevesada, como es lógico por datar de fechas históricas, es la estructura de la parte sur de la localidad, donde se encuentra el preciado casco histórico de Motril.

Visita Motril

Desde la estación puedes acceder al Camino de San Antonio, una larga vía de la que parten varias calles repletas de urbanizaciones. Lo mejor será dirigirte al sur por la calle Cruces y posteriormente por la calle Nueva hasta llegar a la zona comercial de la localidad. Un buen sitio, por cierto, para probar los pescados y frutas típicos del lugar, así que no te pierdas la receta clásica de Motril: la quisquilla. Al oeste de esta calle se encuentran un conjunto de avenidas y plazas donde puedes visitar el Museo de Historia de la ciudad o pequeñas joyas como la Parroquia de la Encarnación, emplazada en la Plaza de España. Allí también se halla el Ayuntamiento de Motril.

Siguiendo por el Ayuntamiento hacia el sur podrás continuar tu apacible recorrido por una zona típica de Motril que también incluye arquitectura religiosa como la Iglesia de la Victoria. Siguiendo por la calle Muralla llegarás a la Avenida Salobreña, una de las vías principales de la ciudad. Al este de aquí se encuentra uno de los reclamos más importantes y por los que merece la pena viajar en tren a Motril: el verde Parque de los Pueblos de América, una zona natural extraordinaria en la que podrás visitar el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, un fabuloso edificio histórico.

Para completar tu visita a Motril, puedes tomar un autobús que te lleve hasta la zona portuaria. Allí, además de disfrutar durante el día con las magníficas vistas hacia el mar, es recomendable esperar al atardecer para contemplar Motril en toda su belleza. Y si lo que quieres es disfrutar del ocio nocturno de la localidad, esta es la zona más animada del municipio.