Pamplona

Situada al norte de España, y ubicada en un enclave muy bien comunicado, Pamplona es una de las ciudades con más solera del país. Puedes viajar en tren a Pamplona desde Madrid en menos de tres horas y aprovechar que la estación de Pamplona está a escasos diez minutos del centro para comenzar rápidamente tu recorrido. Otra de las rutas populares en tren es la que conecta la capital de Navarra con Zaragoza, un trayecto que se cubre en apenas 105 minutos. Pamplona es una ciudad que no deberías perderte por su belleza e historia, y aunque en la localidad no te faltarán lugares que ver, te recomendamos que tu primer objetivo sea dirigirte al muy bien conservado casco histórico.

Visita Pamplona

Pamplona es mundialmente conocida por sus fiestas de San Fermín, pero también esconde otros muchos atractivos. Empieza tu visita en la Plaza de la Estación, emplazada al norte del río Agra. Camina 15 minutos al este hasta localizar la Avenida de Gipuzkoa Etorbidea. Esta vía desemboca en la calle Taconera, justo al llegar a un espacio natural de gran belleza: la Ciudadela y los Jardines de la Taconera. Una vez hayas llegado aquí puedes tomar la Calle Mayor de la ciudad y darte un paseo que te llevará hasta el centro y al Ayuntamiento.

Durante tu trayecto por la Calle Mayor contemplarás la llamativa arquitectura religiosa de Pamplona a través de la Parroquia de San Lorenzo o la Iglesia de San Saturnino. Desde aquí merece la pena dar un pequeño desvío al norte para ver el Museo de Navarra, que alberga una importante colección de piezas históricas de la antigua Pamplona que datan desde los tiempos del Imperio romano. Toma luego la calle de Santo Domingo en dirección sur para ver el Ayuntamiento y dirigirte al casco histórico.

Iruña (como se conoce a la ciudad en euskera) tiene su centro neurálgico en la Plaza del Castillo. La vía paralela a este sitio es la popular calle de la Estafeta. Aquí se encuentran algunos de los mejores restaurantes de la ciudad, donde podrás probar platos típicos como las alcachofas o los chuletones. Al sur, justo en el cruce con la calle de Amaya, se encuentran la Plaza de Toros Monumental de Pamplona y el Monumento al Encierro que conmemora las fiestas de la localidad, uno de los grandes reclamos para tomar un tren a Pamplona.