Puente Genil

El AVE a Puente Genil desde Madrid es la forma más rápida y cómoda de viajar porque en tan sólo dos horas, estarás en la Campiña Sur Cordobesa. También puedes viajar a Puente Genil con los trenes AVANT de alta velocidad desde otras capitales andaluzas como Sevilla y Córdoba, y llegarás en tan solo 72 y 20 minutos respectivamente. Ciudad eminentemente agrícola, de clima mediterráneo continental, fue fundada durante la Reconquista hacia el siglo XIII y su historia ha estado marcada por el río que le da nombre.

Visita Puente Genil

La estación de AVE a Puente Genil te dejará a las afueras del municipio. Desde ahí podrás coger un autobús urbano que te dejará en 20 minutos en el centro del municipio. Las avenidas Manuel Reina y Susana Benítez constituyen la gran arteria que cruza la ciudad y que arranca desde la plaza principal. Siguiendo este camino hasta el casco histórico, que aún conserva su espíritu medieval, y subiendo por la orilla del río encontrarás el famoso puente obra de Hernán Ruiz II. En la calle Don Gonzalo encontrarás el Ayuntamiento y la iglesia de Nuestra Señora de la Purificación que data del siglo XIV.

Llegados a este punto, es mejor hacer un alto en el camino y disfrutar de la mejor gastronomía cordobesa que los bares y restaurantes del casco antiguo ofrecen al visitante. La carne de membrillo y el aceite de oliva están presentes en todos los platos de la provincia. Degusta un buen pollo a la pepitoria, unas migas o una ensalada de San Marcos, que nunca falta en la cocina popular de Puente Genil, bien rehogada con los mejores vinos finos del municipio.

Tras esta fiesta para los sentidos, lo mejor es seguir caminando hasta la plaza del Calvario a la que se llega subiendo por la calle Aguilar. Allí se puede visitar la ermita de Jesús Nazareno, del siglo XVI. Para terminar,y si ya no te quedan fuerzas, la mejor opción es descansar en el parque de los Pinos.