Rubí

Rubí es una localidad catalana ubicada en la provincia de Barcelona. La llegada en tren a Rubí resulta especialmente sencilla gracias a la situación estratégica de su estación, en el corazón del municipio, y a la que se puede viajar en una media hora desde Barcelona. La localidad cuenta con una segunda estación algo más alejada del centro, que también conecta Rubí con localidades cercanas como Sardañola. Con más de 1.000 años de historia, Rubí es un municipio con identidad propia que tiene mucho que ofrecer. Entre su patrimonio se encuentran monumentos que van desde la Edad Media, como su castillo, hasta un amplio conjunto de construcciones de principios del siglo pasado.

Visita Rubí

La estación de tren se ubica en pleno centro de Rubí y, desde ahí, podrás disfrutar de todo el patrimonio cultural de la localidad. Empieza haciendo un recorrido por los edificios modernistas que los indianos construyeron a principios del siglo XX. Admira la plaza del Doctor Pearson, uno de los puntos más concurridos de la ciudad, situada justo enfrente de la estación, y disfruta de la original arquitectura de la Casa Imbert, ubicada en el extremo opuesto de la misma plaza. A solo 4 minutos de la estación se encuentra también la Bodega Cooperativa, un edificio industrial del siglo XX que, en la actualidad, se utiliza para organizar actividades culturales.

A continuación, es momento de explorar la zona norte del centro. Camina unos 8 minutos para disfrutar de otro monumento modernista, el Ateneo de Rubí. Desde este punto, puedes explorar el pasado de la ciudad dirigiéndote al castillo de Rubí, ubicado sobre una colina en la zona septentrional, a 15 minutos de distancia. La construcción de este edificio comenzó en el siglo X y ahora alberga el Museo Municipal, con exposiciones sobre la etnografía y el folclore de la zona.

Finaliza tu viaje en tren a Rubí de nuevo en el centro, donde encontrarás varios restaurantes y bodegas en los que saborear platos de la comida tradicional catalana, de los que el emblema es el simple pero delicioso pan tumaca. No te puedes perder los espectaculares arroces que se cocinan en la zona, como el arroz parellada y, de postre, prueba dulces artesanales, como los pets de monja.