Sagunto

Viajar en tren a Sagunto es sencillo y rápido gracias a las líneas de cercanías. El trayecto desde Valencia tiene una duración aproximada de 35 minutos y desde Madrid se llega en 2 horas y 45 minutos, enlazando con Valencia. Frente a la costa valenciana, la ciudad de Sagunto es testigo de más de 2.000 años de historia. De fundación romana, la ciudad muestra con orgullo una gran riqueza monumental y huellas de todos los pueblos que la habitaron a lo largo de la historia. Ejemplos de ello son el castillo o la zona de la judería. Destaca también por la rica gastronomía de la costa valenciana.

Visita Sagunto

Llegar en tren a Sagunto permite descubrir cómodamente esta milenaria ciudad. Desde la estación de cercanías, situada en una zona céntrica, se puede llegar paseando unos 15 minutos hasta el castillo de Sagunto, fortaleza que alcanza casi un kilómetro, debido a las ampliaciones que ha tenido a lo largo de la historia. Junto al castillo se alza el Teatro Romano, construido en el Siglo I. Reformado recientemente, en él tienen lugar diversas representaciones teatrales a lo largo del año. En la calle del Castillo se encuentran el Museo Histórico y el Portalet, por el que se accede al barrio de la Judería, que todavía conserva sus calles estrechas y sus típicas fachadas blancas.

La ciudad cuenta también con tesoros arquitectónicos de estilo gótico valenciano, como la iglesia del Salvador, o la iglesia de Santa María, junto a los restos del Templo de Diana. Se trata de un muro que resistió el asedio de los cartagineses y aún hoy conserva inscripciones de la época. Junto a estas ruinas se puede visitar también el Centro Arqueológico de Sagunto, que expone piezas que muestran los distintos períodos de la historia de la ciudad.

A la hora de tomar algo o comer, la calle del Castillo o la calle de los Dolores son las zonas más populares para tapear y descubrir la gastronomía de Sagunto. Por supuesto, la paella y los arroces son los protagonistas, sin olvidar manjares como la olla de fesols i naps, con productos de la huerta, o el potaje.