Salou

Viajar en tren a Salou desde Barcelona es una opción rápida y barata, ya que con los trenes TALGO en poco más de una hora estarás en la capital de la Costa Dorada catalana. También puedes viajar a Salou fácilmente desde Valencia gracias a esos mismos trenes, en un trayecto de tan solo dos horas. Es una ciudad turística y con fama de nocturna, que vive abierta al Mediterráneo con sus más de 14 kilómetros de fachada marítima y playas urbanas. El puerto natural de Salou ha hecho a esta ciudad rica en historias de corsarios y aventureros, como cuando el rey Jaime I partió de sus aguas para conquistar Mallorca.

Visita Salou

Como la estación de Salou está en una de las calles principales, llegar en tren a Salou es la mejor opción para descubrir la ciudad. Nada más salir, a solo 2 minutos a pie, llegarás a la antigua estación de Ferrocarril del Carrilet. Inaugurada en 1857, esta línea hacía el recorrido de Reus a Salou para transportar mercancías. A 200 metros encontrarás uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, la Torre Vella, que fue construida en 1530 como torre de vigilancia para alertar a los ciudadanos de los ataques piratas. Actualmente, acoge exposiciones de arte y un interesante museo de esmaltes con ejemplares de todo el mundo. Si bajas en dirección a la playa por la calle de Barcelona, en nueve minutos llegarás hasta los edificios de la Aduana y la Capitanía Marítima que datan de 1820.

Una vez llegues a primera línea de mar, te recomendamos que repongas fuerzas en alguno de los restaurantes que se encuentran en los alrededores del Puerto Deportivo de Salou. Como no podía ser de otra forma, los pescados y mariscos procedentes del litoral tarraconense son los protagonistas indiscutibles de su cocina mediterránea. Así como también lo son sus aceites y vinos con Denominación de Origen, como Priorato y Penedés. La salsa romesco, elaborada con almendras de la tierra, no puede faltar para acompañar tanto pescados como hortalizas.
Aprovecha el emblemático paseo de Les Palmeres que encontrarás paralelo a la playa de Llevant para caminar tranquilamente después de la comida. Llegarás a tiempo para contemplar el espectacular atardecer desde el monumento Els Pilons.