Santiago de Compostela

Viaja en tren a Santiago de Compostela, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985 por la Unesco, y disfruta de todo lo que tiene que ofrecer la capital de Galicia y epicentro de la Ruta Jacobea. Santiago es una ciudad tranquila y un importante lugar de peregrinación que posee una de las zonas urbanas más bonitas del mundo por sus callejuelas y su Catedral. Su estación principal, la estación de Santiago de Compostela, está muy cerca de casi todas las zonas de interés turístico y además está muy bien comunicada: las rutas de tren más populares son a Madrid, a casi 6 horas de viaje, y La Coruña, a 28 minutos usando los trenes de alta velocidad AVANT.

Visita Santiago de Compostela

Si viajas en tren a Santiago de Compostela estarás a muy pocos pasos de todos los puntos de interés que tiene la ciudad. Nada más salir de la estación, a escasos 3 minutos de distancia, encontrarás el Parlamento de Galicia y si caminas en línea recta unos diez minutos podrás admirar el monumento estrella: la Catedral de Santiago, situada en la Plaza del Obradoiro, donde convergen todos los caminos que llevan a la ciudad en el célebre kilómetro 0. Muy cerca de la Catedral encontrarás edificios de gran importancia arquitectónica, como el Hostal de los Reyes Católicos, construido hace más de 500 años, y el Colegio de San Jerónimo, hoy sede del rectorado.

La zona de la Catedral, considerada el corazón de la ciudad, es el lugar perfecto para disfrutar de un agradable paseo por las estrechas calles de Santiago. Aquí tienes a tu disposición múltiples eventos culturales a los que poder asistir, tales como obras de teatro en el Teatro Principal o exposiciones de arte en la Galería José Lorenzo. Si después te apetece respirar aire fresco, puedes adentrarte en alguno de sus parques públicos, como el Parque de Vista Alegre o el Parque de Belvís.

Tras un largo paseo por la ciudad hay que volver a recuperar fuerzas. En Galicia comer es un placer, y en Santiago puedes probar todos los platos típicos de la gastronomía gallega. Si quieres probar el pulpo «á feira», las típicas empanadas, o el cocido gallego, te recomendamos que te acerques a la zona del Mercado de Abastos, a menos de 5 minutos del centro, donde encontrarás los productos más frescos y una gran selección de tascas, restaurantes, pulperías y marisquerías donde degustar cualquiera de estas delicias.