Segovia

Una de las ciudades más emblemáticas de la península. Recibe un gran número de turistas al año gracias a su riqueza histórica, con el acueducto romano como insignia de la ciudad, y a su afamada gastronomía. Su plato estrella: el cochinillo asado, atrae a miles de amantes de la cocina cada año para probar esta exquisita joya culinaria. Segovia está rodeada por las sierras de Guadarrama, Navacerrada y Ayllón pero también por parte de los llanos de la Meseta, lo cual hace que los paisajes que la rodean sean realmente bellos.

Segovia se encuentra a solamente 27 minutos en tren desde Madrid. Por lo que pasar un día en esta bella ciudad viajando desde la capital de España es totalmente recomendable. Desde la estación de tren es conveniente desplazarse directamente hasta el centro histórico andando. Tomando el Paseo Conde Duque de Sepúlveda y luego la Avenida Acueducto, llegarás hasta el monumento más característico de la ciudad: el Acueducto de Segovia. Considerada la obra de ingeniería civil romana más importante del país, data del siglo II. Se puede continuar la visita por la calle Cervantes hasta llegar a la Casa de los Picos, original edificación del siglo XV.

Desde allí, se puede seguir el recorrido hasta la Plaza de Medina del Campo, donde encontramos las esculturas de las dos Sirenas de Segovia y el Torreón de Lozoya. Seguimos hasta la Plaza Mayor y la Catedral de Segovia, construida en el siglo XVI y de estilo gótico tardío. Pasando después por la Casa Museo de Antonio Machado, gran poeta de la Generación del 98. Finalizamos la visita, en el magnífico Alcázar. Majestuoso edificio construido en lo alto de un cerro, es uno de los palacios más bonitos de Europa. Desde el mirador de la Pradera de San Marcos, justo pasando el río Eresma, se puede apreciar la grandeza del Alcázar y de esta ciudad medieval rodeada por una fortaleza.