Valencia

Es la tercera ciudad más poblada de España y cuenta con un gran número de turistas al año ya que combina sol, historia y cultura. Sin olvidarnos del gran atractivo que tiene la ‘paella’, plato típico de esta ciudad levantina. Visitar Valencia es recomendable en cualquier época del año. Pero si hay una fecha importante es durante las famosas Fallas que tienen lugar en el mes de marzo. Esta urbe está perfectamente comunicada con las principales ciudades de España gracias al Ave. Por lo que desplazarse de Madrid a Valencia en tren para disfrutar del buen tiempo y buenas playas solo llevará 1 hora y 40 minutos.

La estación de tren de Valencia Joaquín Sorolla y la Estación del Norte se encuentran a 10 minutos de distancia andando. Estas estaciones están situadas en el centro de la ciudad, lo cual es una gran ventaja para no perder tiempo en transporte público y poder conocer la ciudad tranquilamente. Valencia es una ciudad perfecta para visitar en familia gracias a su oferta educativa. La ciudad de las Artes y las Ciencias, se encuentra a solo 40 minutos andando de estas dos estaciones de tren: Joaquín Sorolla y Estación del Norte. Esta increíble obra de arquitectura creada en 1998, alberga uno de los mayores centros de divulgación científica y cultural europeos.

El Oceanográfico forma también parte de este complejo arquitectónico y es famoso por ser el acuario más grande de Europa, donde se representan los principales ecosistemas marinos del mundo. Y siguiendo con la ruta animal, visitar el jardín zoológico Bioparc es una extraordinaria idea. Otra manera de aprender sobre la fauna del mundo mediante una inmersión en los hábitats naturales de las diferentes clases de animales.

No termines tu itinerario sin pasear por el barrio del Carmen y su historia milenaria. También es de obligada parada la Catedral de Valencia y la Lonja de la Seda en frente al Mercado Central, un bello edificio modernista donde degustar ricos productos locales. No olvides tampoco la Marina Real, donde podrás disfrutar del puerto de la ciudad y a pocos metros de allí, la playa de la Malvarrosa, para sumergirte en un baño tras un largo día de turismo.